HISTORIA

La Cofradía “oficial” de la Semana Santa de Granada fue erigida en la Iglesia Parroquial de San Gil y Santa Ana y vio aprobadas sus reglas el 16 de octubre de 1924, por el Cardenal Casanova y Marzol.

Jesús en el sepulcro es una imagen de autor anónimo del siglo XVIII, de tamaño inferior al natural, que en su momento fue titular de la Cofradía del Entierro de Cristo, fundada en la Iglesia de Santiago y que fue trasladada posteriormente a la Iglesia de San Gil. Tras la demolición de ésta en 1868 las imágenes de mayor interés pasaron a Santa Ana, y entre ellas estaban las dos imágenes de esta corporación.

La imagen cristífera se encuentra dentro de una urna funeraria realizada entre los años 1675 y 1691 por el ensamblador Manuel Valdés y está ejecutada en ébano, plata y bronce.

Hablar de la imagen de Nuestra Señora de la Soledad del Calvario es citar a una de las grandes joyas de la escultura española. La Virgen de la Soledad sigue el modelo iconográfico utilizado por Gaspar Becerra en su imagen realizada para el Convento de los Mínimos de Madrid, y es obra de José de Mora, tal y como se refleja en el documento, localizado por Gómez Moreno, redactado por el entonces cronista de la Congregación de San Felipe Neri, Francisco Hurtado de Mendoza, en el cual se cita al escultor bastetano como autor de la talla y 1671 como año de comienzo de ejecución de la misma. La Santísima Virgen, antigua titular de la Cofradía de los Servitas de Granada (por tanto, con advocación de Nuestra Señora de los Dolores hasta que con la reorganización de 1925 cambió a la advocación actual) fue trasladada, tras su ejecución, desde el taller que Mora poseía en el Albaicín (la conocida “casa de los Mascarones”) al Oratorio de San Felipe Neri (Santuario del Perpetuo Socorro) el uno de septiembre de 1671, siendo bendecida por el Arzobispo de Granada, Diego Escolano, el 22 de octubre de ese mismo año.

Cuando José de Mora concibió la obra lo hizo ejecutando las manos de la Dolorosa, juntas y levantadas. La especial dificultad para observar claramente la cara de la imagen pudo ser el motivo de la restauración realizada por el mismo José de Mora en 1707 y que situó las manos cruzadas sobre el pecho.

En 1813 la imagen de Nuestra Señora de la Soledad fue trasladada a la vecina Iglesia de San Justo y Pastor, regresando al Perpetuo Socorro en 1813.

Ya en el siglo XX, la venerada imagen formaba parte del Santo Entierro Magno referido en anteriores ocasiones, y lo hacía cerrando el cortejo, acompañada de romanos y miembros de la Real Maestranza de Caballería.

PATRIMONIO MUSICAL

REDES SOCIALES DE LA HERMANDAD