In Memoriam, D. Francisco Javier Pinto Llona

Tiene la gente del norte fama de serios, lo que nadie nos contó es que también son claros, cabales, generosos y afables. A todo ello habría que añadir que, como en el caso que nos ocupa, la sonrisa compensa (si hubiera que compensar) todo lo “negativo” de lo anteriormente expuesto. Y solo bastó estar al lado de uno de ellos para aprenderlo. Francisco Javier Pinto Llona era ese fiel ejemplo. Su sonrisa era su sello de identidad. Ámplia, a veces hasta exagerada, abría el corazón de quienes lo oíamos. Siempre con soluciones en su cabeza, siempre con las manos abiertas para ayudar, siempre dispuesto a estar en un segundo plano, Paco Pinto era (y me cuesta poner el tiempo verbal en pasado) un hombre honesto, con su labor dentro del Opus Dei, y con la Real Federación de Hermandades y Cofradías de Semana Santa de Granada donde ha ocupado el cargo de tesorero-ecónomo en estos últimos siete años. Nunca escatimó una palabra de agradecimiento, un abrazo cuando las cosas venían mal dadas o una eterna sonrisa tras resolver algún problema. Siempre le costó muchísimo desentrañar las procelosas cuentas federativas delante de los hermanos mayores en los plenos, no por dejadez, sino porque su afán de protagonismo era inversamente proporcional a su estatura física y a su estatura moral que la sobrepasaba más aún. Esto no es un obituario formal, no queremos despedirnos de un amigo.

Decía San José María Escrivá de Balaguer, a quien Paco estuvo unido durante su vida: “No has oído con qué tono de tristeza se lamentan los mundanos de que “cada día que pasa es morir un poco”?

Para añadir: “Pues yo te digo: alégrate, alma de apóstol, porque cada día que pasa te aproxima a la vida”.

Hoy sabemos, amigo, que Paco ya estará gozando de esa vida en la presencia del Señor de los Favores, resucitado para la redención del mundo y, seguramente, María Santísima de la Misericordia coronada vino a recogerlo, a media tarde de este martes plomizo y casi otoñal, para llevarlo a la presencia de su Hijo en una estación de penitencia eterna. Siempre con nosotros, amigo Paco, Descansa en paz.

Francisco Javier Pinto Llona recibirá cristiana sepultura en Granada y la eucaristía corpore insepulto tendrá lugar en la Iglesia de San Ildefonso.

  • Categoría de la entrada:Sin categoría