Cirio de Fe, Esperanza y Caridad para nuestra Candelería. Nuestra Señora de agosto también Nuestra Madre y Maestra (Agosto 2021)

Queridos hermanos y amigos, cristianos cofrades.
Agosto, y para muchos, lleva siempre y desde siglos el sello de lo mariano. Decir agosto es tanto
como evocar el mes de la Virgen; la “Virgen de agosto”, solemos decir o exclamar. Agosto, y cómo no
cantar y pregonarla a Ella. Agosto, y cómo no cantar y proclamar con Ella las maravillas de Dios.
Agosto, y cómo no gritar a los cuatro vientos como Ella, los designios, prodigios y portentos divinos.
Volver la mirada y el corazón a la Virgen siempre es bendición y siempre es necesario.
Saludable para todos. Hoy, lo hacemos contemplando su doble condición de ser Madre y Maestra,
nuestra Madre y nuestra Maestra.
La Virgen es Madre. Sobre todo y por encima de todo. Madre de Jesús y Madre de la Iglesia,
Cuerpo místico del Señor. Es Madre con entrañas de ternura y misericordia…; Madre que vela y
acompaña en todas las horas de la vida, incluida la hora de la pandemia… Madre que siempre escucha,
siempre acompaña y siempre alienta en el camino… Es Madre y consuelo al mismo tiempo…; Madre
para reírle y también para llorarle, para buscar luz y sentido, hoy y siempre.
La Virgen es Maestra. Llena de sabiduría y gracia. De ella aprendemos el arte de vivir y
avanzar por los caminos de la santidad. Ella es ejemplo y modelo de todas las bondades y virtudes.
Modelo en el arte de trabajar o de orar…; modelo en la pobreza que salva y en la humildad que recrea
el corazón en Dios…; modelo en el servir y cuidar a otros, como en las bodas de Caná de Galilea,…;
modelo para escuchar y guardar el fuego de la Palabra en lo más hondo del corazón… María es
Maestra. Con ella y a su estilo iremos siempre seguros mientras cruzamos el desierto de nuestra
existencia.
Miramos a nuestra Madre y Señora en sus bellas y variadas advocaciones, y le pedimos que
vivamos como Ella. Madre y Maestra, Madre y Señora nuestra de Agosto, Madre y Señora nuestra de la
Asunción, ¡a esta es! ¡al cielo con Ella! ¡a esta es! ¡al cielo Contigo!
Recibid un fraterno abrazo y el deseo de undía saludable, pacífico y pleno.

José Gabriel Martín Rodríguez
Consiliario de la R.F.HH.CC. de Granada