300 AÑOS DE AMOR, FE Y DEVOCIÓN. TRES SIGLOS. TRES ESTRENOS

300 AÑOS DE AMOR, FE Y DEVOCIÓN. TRES SIGLOS. TRES ESTRENOS

No podía ser de otra manera, y celebrando estos 300 años de Amor, Fe y Devoción al Señor Trinitario de Granada, Jesús del Rescate, la Cofradía que le da Culto desde septiembre de 1925, no podía dejar pasar la oportunidad de aprovechar dicha efeméride. Por eso, y pensando siempre en la importancia de los símbolos Trinitarios que son ya tres siglos de Legado e Historia para nuestro amantísimo titular, estrenaremos en la Salida Extraordinaria del próximo día 20 de octubre tres regalos con los que la Cofradía de Nuestro Padre Jesús del Rescate amplía y enriquece nuestro patrimonio y el ajuar del Señor. Para ello se ha querido contar con los diseños de nuestro querido hermano D. Patricio Carmona. Y de la misma manera que los diseños son puramente granadinos, la ejecución no queríamos que fuese de otra manera, y por ello esta Junta de Gobierno siempre tuvo presente desde el primer momento que todos los enseres fuesen realizados por artistas granadinos, todos ellos de contrastado renombre cada uno en sus facetas. D. Jesús Arcos López (Bordado), D. Alberto Fernández Barrilao (Talla y Policromado) y D. Alberto Quirós Fernández (Orfebrería).

El primero de ellos, es un Escapulario trinitario, al que llamaremos “El Escapulario de la Granada de Oro”, ya que ha sido realizado con la intención de portar La Granada de Oro que el Ayuntamiento tuvo a bien conceder a Jesús del Rescate en este 300 Aniversario, y que fuese entregada por el Ilmo. Sr. Alcalde de Granada D. Francisco Cuenca en aquella ya inolvidable jornada de marzo. Escapulario bajo diseño de Patricio Carmona y ejecución de D. Jesús Arcos.

El segundo, un nuevo y magnífico juego de Potencias para Jesús del Rescate, que bajo el diseño de Patricio Carmona ha realizado magistralmente Alberto Quirós, y que son un maravilloso regalo del Grupo Joven del Rescate y un donante anónimo, por su 300 “cumpleaños”.

Y el tercero, y que reúne toda la simbología de estos 300 años en un mismo enser, es un Guión Trinitario, el cual ya formará parte de nuestro cortejo a partir de esta tarde en la que será bendecido a las 19:00h en la Parroquia de Santa María Magdalena. Se trata de una pieza que reúne las tres artes. La Talla, el Bordado y la Orfebrería. Que reúne en la misma pieza a los tres artistas que han trabajado conjuntamente para la terminación de la misma. Quirós, Arcos y Barrilao. Y que reúne la simbología y el carisma de la Orden de la Santísima Trinidad, precursores de la devoción a Jesús del Rescate en nuestra ciudad, ya que fue la Orden Descalza de la Santísima Trinidad y Redención de Cautivos, la que en 1718 encargara una obra para su Convento Descalzo de Gracia, y a la que hoy todos los granadinos conocen como El Señor del Rescate. Es una obra completa, en la que todo fluye alrededor del Tres. La Santísima Trinidad. Dios Padre, Dios Hijo, y Dios Espíritu Santo. El Amante, El Amado y El Amor. Las tres artes que conforman la pieza, los tres colores de la OSST y los trescientos años de Amor, Fe y Devoción a Nuestro Señor, Jesús del Rescate. Y todo bajo el Lema de la Orden Trinitaria: Gloria Tibi Trinitas Et Captivis Libertas (Gloria a Ti Trinidad y a los cautivos libertad).

A continuación, os dejamos toda la información relacionada con estos tres enseres. Rogamos su difusión, así como vuestra compañía esta tarde para la bendición de estos tres estrenos, y el próximo sábado día 20, para acompañarnos con Jesús del Rescate por las calles de nuestra ciudad

INFORMACIÓN FACILITADA POR EL DISEÑADOR D. PATRICIO CARMONA

JUSTIFICACIÓN ESTÉTICA DEL GUIÓN TRINITARIO DE LA COFRADÍA DE NUESTRO PADRE JESÚS DEL RESCATE

 

El presente diseño nos propone un guión rígido de disposición horizontal, que se intenta, esté lo más inmerso posible en la estética de la hermandad y, más concretamente, de su paso e insignias.

En el mismo, comenzamos observando una cenefa decorativa de motivos vegetales inscritos, en su mayor parte, en una estructura de conformación geométrica que sirve de base a los mismos, así como de marco al fondo sobre el que descansan los anteriores elementos vegetales arriba referenciados.

Esta cenefa decorativa, y más concretamente, esta estructura geométrica con el fondo descrito, se presenta para incluir la insignia que nos ocupa en  la referida estética seguida por la hermandad, la cual podemos observar fehacientemente en el paso del Señor, así como en otras insignias significativas de la corporación tales como el “senatus”. Es por ello, que en la ejecución material de las piezas mencionadas se propone el bordado en canutillo en plata de la estructura geométrica, plasmando el fondo enmarcado por la misma en soporte de tela marrón oscuro, simulando tanto la observación del paso como la de la anteriormente mencionada insignia.

Los elementos vegetales que completan la cenefa referenciada, se propone sean bordados en realce en oro fino para dotar de una mayor vistosidad al guión, al presentar, de este modo, dicha cenefa, un contraste bastante peculiar y llamativo con el fondo marrón y las líneas rectas en plata de las que hablamos en el párrafo anterior, que conforman la estructura geométrica arriba referida.

Desde el punto de vista del observador, en el lateral izquierdo del anverso o derecho del reverso, aparece enmarcada entre elementos vegetales del mismo tenor de los especificados en la cenefa decorativa, una Cruz Trinitaria sobre otra Cruz que le sirve de base, construida sobre rejilla, que proviene de la descomposición del escudo de la hermandad, cuya base es dicha Cruz calada.

Esta parte del guión se propone sea realizada en malla dorada, la Cruz de rejilla, y en sedas, a poder ser utilizando la técnica de “giraspe”, la Cruz Trinitaria, para dotar a este elemento de una transparencia y luminosidad que requiera la atención del espectador, ya que la filosofía de la presente insignia es el carácter trinitario de la hermandad.

En la parte inferior de ambas caras de la insignia aparece una pequeña cartela en la que se nos muestra, la parte que falta proveniente de la descomposición del escudo de la hermandad, que no es otra que el corazón flameante con la leyenda “Christi Passio”, inmersa en una ráfaga plateada, cuya propuesta sea la mezcla del bordado en realce en oro fino del mencionado corazón con el canutillo en plata de la referida ráfaga, para continuar con la estética general del guión.

Como tema central del anverso, escogemos una representación de la Santísima Trinidad, obra denominada “cuadro de la chanfaina”, que el insigne artista Alonso Cano pintara para el convento de San Antonio, y que recibe este nombre por ser realizada por este genio para dicho convento a cambio de un plato de ese guiso. Obra cuyo original no se tiene constancia de su paradero, pero de la que se conserva una copia en la Santa Iglesia Catedral de Granada, en la segunda capilla del lado de la epístola (muro sur), entre el acceso a la parroquia del Sagrario y el altar-retablo de Jesús Nazareno. La autoría de esta copia es discutida, pudiendo ser del propio Alonso Cano, de Juan Niño de Guevara o de Bocanegra.

Esta pintura, que produce un efecto más escultórico que pictórico, está realizada casi exclusivamente en gama de amarillos y dorados. Dios Padre es un anciano venerable que con su mano izquierda toma el brazo de Dios Hijo, muerto, semienvuelto en un blanco sudario; de Dios Espíritu Santo, figurado en la tradicional paloma, parten dos haces luminosos dirigidos al Padre y al  Hijo sugiriendo el triángulo unitario, defendido por la Orden Trinitaria.

Esta representación se sugiere sea realizada en madera policromada para dotar de ese carácter escultórico referido en la descripción de la representación pictórica, y así dotar de un mayor movimiento al anverso del guión.

Como tema central del reverso, aparecen la leyenda “Gloria Tibi Trinitas et Captivis Libertas”, que traducido quiere decir “Gloria a la Santísima Trinidad y libertad para los cautivos”, y que es la base de la filosofía trinitaria y de su Orden. Como no puede ser de otra forma, este lema se propone sea bordado en realce en oro fino para dotarlo de la importancia que se merece.

Por último todo descansa sobre un fondo blanco, que es la base primordial del guión y con el que se pretende reflejar, junto con el rojo y el azul de la Cruz Trinitaria, los tres colores de de la Orden: el blanco (fondo englobante), el azul (horizontal o yacente) y el rojo (vertical o descendente); colores identificadores de la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, respectivamente, como elementos fundamentales del carácter trinitario. Observando que las aspas de la Cruz no se funden, sino que se solapan entre sí y sobre el fondo, indicador de que las Tres Personas son distintas y se diferencian, pero todas forman un mismo Dios.

Para terminar, haremos referencia al asta del guión, para el que utilizaremos la misma estructura de las columnas presentes en el paso del Cristo y del “senatus” más arriba referido, dotando de esta forma a la insignia de esa continuidad deseada con la estética de la hermandad. Concluyendo en  el remate, que reproducirá al mismo Señor del Rescate, como referencia a Jesús Rescatado o Jesús de Medinaceli, Sagrado Protector de la Orden Trinitaria, que será el culmen visual de la insignia, dotándola definitivamente de la significación para la que se ha diseñado.

Descripción del relieve del Guión trinitario

Por Alberto Fernández Barrilao

Se trata de un bajo relieve de unos 23 cm. de altura, que representa a la Santísima Trinidad. Según refleja el diseño de Patricio Carmona, la escena está basada en el cuadro homónimo de la Catedral de Granada atribuido a Alonso Cano. Se ha tallado en madera de cedro y policromado al óleo, con labor de estofa en los paños y alas de los ángeles, con temple al huevo sobre oro fino bruñido. Las tonalidades de las carnaduras aparecen según se deduce del cuadro de referencia. Se presentan sonrosadas en Dios Padre y los ángeles, y mortecina en el cuerpo del Redentor, con ausencia de hematomas y heridas sanguinolentas, pero con la manifestación de las cinco llagas.

Como curiosidad simbólica trinitaria, se representa el rojo y el azul en las alas de los ángeles y el 3, en el número de ellas.

ESCAPULARIO DE LA GRANADA DE ORO

La cenefa se construye utilizando las mismas piezas decorativas que las de las potencias, pero en otra disposición. Y que en la parte central delantera se presenta la cruz trinitaria y sobre ella una cartela que enmarca la Granada de Oro de la ciudad, y en la parte central trasera se presenta una cartela similar a la delantera que enmarca el acrónimo «JHS», definidor de la figura de Jesucristo.

JUEGO DE POTENCIAS PARA JESÚS DEL RESCATE

Estas nuevas potencias que se conciben para la Excelsa Imagen Cristífera de Nuestro Padre Jesús del Rescate, intentan aportar al ajuar del Señor un nuevo elemento que, innovando ligeramente la estética  visual de la imagen, no se salgan del carácter clásico, sobrio y elegante que le imprimen las que habitualmente porta el Señor. Es por ello que se ha pretendido efectuar un diseño que haga que la impronta del Cristo con las potencias cotidianas y éstas nuevas, presente una mínima varianza visual.

Nos encontramos ante unas potencias cuya cuerpo principal o “galleta” que sirve de arranque a las mismas, nos muestra una base conformada por una ráfaga en plata, a modo de nimbo, que sólo nos presenta siete destellos rectilíneos, ya que el que vendría a ser el octavo se pierde con la raíz de la púa de acomodo a la cabeza del Señor, haciendo alusión al Cordero Divino que descansa sobre el Libro de los Siete Sellos, que viene a simbolizar el marcado Carácter Eucarístico de la Parroquia de la Magdalena, sede de la Hermandad que, con tanto cariño, da culto a tan Magnífico Titular. Estos siete destellos rectilíneos están todos flanqueados a ambos lados por unos destellos simples de formas curvas, cuya misión es meramente la decorativa y la de transferir a la base un mayor movimiento.

Sobre este cuerpo principal descansa un segundo cuerpo conformado por cuatro palmetas de origen clásico, escoltadas cada una por sendas volutas de hojarasca decorativa, que simbolizan a los Cuatro Evangelistas como transmisores de la Vida de Jesús, reflejando el carácter evangelizador que adquiere la Hermandad en su trabajo diario de Culto al Señor y ayuda a los necesitados, y en su estación de penitencia cada Lunes Santo, haciendo pública protestación de fe por las calles de la Ciudad de Granada.

La parte central de la misma presenta, entre destellos ondulados y picos lanceados, señalando estos últimos descaradamente hacia el motivo central, como siendo indicadores del Principal Dogma de Fe del Cristianismo, Dios “Uno y Trino”, la Cruz de la Orden Trinitaria, que resalta el Culto a la Santísima Trinidad y el carácter trinitario de esta querida corporación cofrade y nazarena.

Del cuerpo principal o “galleta”, minuciosamente detallada en los párrafos anteriores, parten las ráfagas principales de la potencia en sí, que se distribuyen en número de tres en cada potencia, volviendo a hacer referencia al concepto de la Santísima Trinidad, como dogma cristiano y base de la corporación.

Estos tres grupos de ráfagas de cada potencia están separados por unas nuevas ráfagas simples entorchadas en plata que, en número de dos, simbolizan a las dos órdenes relacionadas con la Hermandad, como son la Orden Trinitaria y la de las Agustinas, que actualmente acogen a la Imagen.

Por último, el diseño muestra sobre la ráfaga central una flor de lis, símbolo de realeza, sobre la que no vamos a pasar a comentar más que su presencia en el mismo pero que, casi con total seguridad, será suprimida para restar dificultad a la salida del Señor por el cancel de la Iglesia de la Magdalena, consiguiendo así rebajar los centímetros necesarios para la perfecta llegada de Nuestro Padre a las calles de Granada.

Estas nuevas potencias que se conciben para la Excelsa Imagen Cristífera de Nuestro Padre Jesús del Rescate, intentan aportar al ajuar del Señor un nuevo elemento que, innovando ligeramente la estética  visual de la imagen, no se salgan del carácter clásico, sobrio y elegante que le imprimen las que habitualmente porta el Señor. Es por ello que se ha pretendido efectuar un diseño que haga que la impronta del Cristo con las potencias cotidianas y éstas nuevas, presente una mínima varianza visual.

Nos encontramos ante unas potencias cuya cuerpo principal o “galleta” que sirve de arranque a las mismas, nos muestra una base conformada por una ráfaga en plata, a modo de nimbo, que sólo nos presenta siete destellos rectilíneos, ya que el que vendría a ser el octavo se pierde con la raíz de la púa de acomodo a la cabeza del Señor, haciendo alusión al Cordero Divino que descansa sobre el Libro de los Siete Sellos, que viene a simbolizar el marcado Carácter Eucarístico de la Parroquia de la Magdalena, sede de la Hermandad que, con tanto cariño, da culto a tan Magnífico Titular. Estos siete destellos rectilíneos están todos flanqueados a ambos lados por unos destellos simples de formas curvas, cuya misión es meramente la decorativa y la de transferir a la base un mayor movimiento.

Sobre este cuerpo principal descansa un segundo cuerpo conformado por cuatro palmetas de origen clásico, escoltadas cada una por sendas volutas de hojarasca decorativa, que simbolizan a los Cuatro Evangelistas como transmisores de la Vida de Jesús, reflejando el carácter evangelizador que adquiere la Hermandad en su trabajo diario de Culto al Señor y ayuda a los necesitados, y en su estación de penitencia cada Lunes Santo, haciendo pública protestación de fe por las calles de la Ciudad de Granada.

La parte central de la misma presenta, entre destellos ondulados y picos lanceados, señalando estos últimos descaradamente hacia el motivo central, como siendo indicadores del Principal Dogma de Fe del Cristianismo, Dios “Uno y Trino”, la Cruz de la Orden Trinitaria, que resalta el Culto a la Santísima Trinidad y el carácter trinitario de esta querida corporación cofrade y nazarena.

Del cuerpo principal o “galleta”, minuciosamente detallada en los párrafos anteriores, parten las ráfagas principales de la potencia en sí, que se distribuyen en número de tres en cada potencia, volviendo a hacer referencia al concepto de la Santísima Trinidad, como dogma cristiano y base de la corporación.

Estos tres grupos de ráfagas de cada potencia están separados por unas nuevas ráfagas simples entorchadas en plata que, en número de dos, simbolizan a las dos órdenes relacionadas con la Hermandad, como son la Orden Trinitaria y la de las Agustinas, que actualmente acogen a la Imagen.

Por último, el diseño muestra sobre la ráfaga central una flor de lis, símbolo de realeza, sobre la que no vamos a pasar a comentar más que su presencia en el mismo pero que, casi con total seguridad, será suprimida para restar dificultad a la salida del Señor por el cancel de la Iglesia de la Magdalena, consiguiendo así rebajar los centímetros necesarios para la perfecta llegada de Nuestro Padre a las calles de Granada.